Desigualdad pensionaria

47

tigrebilly@hotmail.com

Con miras al futuro inmediato, hay especialistas que han lanzado la advertencia de lo prudente que es abordar el tema de las pensiones en la discusión de las campañas presidenciales de 2018. Uno de ellos es el doctor Héctor Juan Villarreal Páez, quien no hace mucho presentó en el Senado de la República sus consideraciones sobre uno de los problemas que amenazan al país de no abordarse y enfrentar con oportunidad.

El director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria recuerda que México fue pionero en abordar el asunto de las pensiones, sólo que en la actualidad no existe un sistema nacional que integre todos los subsistemas que existen en el país. Imagínense, nos cuenta, que hay más de 1000 donde los grandes jugadores PEMEX, ISSSTE y CFE, además de que hay municipios que tiene el propio. En su análisis: ¨Pensiones en México. 100 Años de Desigualdad, el funcionario nos habla de las distintas modalidades que existen, de la reforma al sistema hecho durante el sexenio de Ernesto Zedillo, del papel que juega la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (Consar) y de la necesidad de aumentar éste de manera voluntaria para que el trabajador no reciba tan miserables percepciones en el ocaso de su vida. Aclara: de la gente que actualmente participa o recibe alguna pensión, poca es la población que posee algún esquema individual.

Por el contrario, el grueso del sistema de reparto de pensiones se concentra en el sector público. En 2017 se estima que el monto de pensiones de este sector alcanzó 3.7% del PIB, esto, sin considerar el gasto pensionario de los gobiernos estatales. El Gobierno federal gasta en pensiones el equivalente a toda la recaudación del IVA, a través de un esquema de reparto que concentra a dos millones de personas. Por otro lado, el monto de pensión de un trabajador del IMSS no se compara con el de un empleado del sector público, y de realizar la comparación con trabajadores del esquema no contributivo, la brecha es aún mayor. Y si de desigualdad se trata hay que ponderar la lucha del doctor Arturo Warman a favor del establecimiento de que los campesinos que entregan toda su vida a la producción de alimentos, puedan recibir también una pensión.

Más si se reconoce que la mayoría de los que viven son mayores de 65 años –por eso se habla en México de un campo envejecido–, que son discriminados en este sentido ya que si millones de trabajadores reciben un promedio de 1,400 pesos al mes, los que trabajan en la agricultura nada merecen