Tratamiento con IPL para acné activo

108
Dr Abel De la Pena

Twitter/ @Abel_dp

El acné es una enfermedad cutánea del folículo pilosebáceo que provoca que las glándulas sebáceas generen más secreción de la que en un principio la piel es capaz de eliminar. Estos cúmulos grasos dan lugar a tapones –comedones– que cuando se oscurecen se convierten en espinillas. A su vez, al romperse el tapón la zona puede entrar en contacto con bacterias e infectarse, formándose nódulos llamados pústulas. Esta lesión de la piel afecta al 80% de la población en algún momento de su vida. Las causas son numerosas, existiendo factores que pueden propiciar dicha alteración en la piel, como son los cambios hormonales, alteraciones endocrinas, climas extremos, el uso de ciertos medicamentos o cosméticos. El acné no es contagioso y puede persistir hasta los 30 o 40 años.

El día de hoy hablaremos del novedoso tratamiento con IPL (Luz Intensa Pulsada).

LA TERAPIA CON LUZ PULSADA CONSIGUE:

* Reducir la infección: El P. Acnes es una bacteria típica del acné que genera unas sustancias llamadas porfirinas, que son fotosensibles. La energía emitida por el equipo de Luz Pulsada IPL incide sobre estas sustancias, induciendo la destrucción de la bacteria y consiguiendo así disminuir la sobreinfección.

* Reducir la producción de sebo: el efecto térmico de la Luz Pulsada destruye la glándula sebácea o, al menos, disminuye la producción sebácea, que consigue una remisión del acné prolongada en el tiempo.

* Disminuir la inflamación: el efecto sobre los vasos dérmicos dilatados mejora la inflamación inespecífica.

El protocolo del tratamiento con Luz Pulsada que seguimos en el Instituto de Cirugía Plástica & Medical Spa es: Primer mes, una sesión cada semana; segundo mes, una sesión cada 15 días; y a partir del tercer mes, una sesión de mantenimiento mensual. Cabe mencionar que dicho tratamiento puede combinarse (y es lo más recomendable) con tratamiento tópico, pero no con tratamiento tomado.

HÁBITOS PARA PREVENIR LA APARICIÓN DE ACNÉ:

* Lavar la cara con un producto específico para piel grasa, día y noche.

* Desmaquillarse siempre antes de acostarse.

* Evitar manipular los granos pues solo se conseguirá extender la infección.

* Lavarse la cara después de hacer ejercicio para evitar la acumulación de toxinas.

* Cambiar con frecuencia las fundas de almohadas.

 

Dr. Abel de la Peña Salcedo. Cirujano Plástico y Estético. Director del Instituto de Cirugía Plástica Hospital Ángeles Lomas, consultorio 490. Teléfonos 5246-9639 al 41