Se estrelló La Máquina

74

Cruz Azul echó a perder en un par de minutos el duelo que dominaba ante los Tigres para poner en suspenso su pase a la Fiesta Grande.

Ciudad de México.- En un partido con emociones Cruz Azul dejó ir una ventaja de un gol, para caer en el Estadio Azul ante los Tigres por 1-2 en partido correspondiente a la Fecha 15 del Apertura 2017.

La Máquina dominó la primera media hora de encuentro y lo hizo valedero con un gol azotea de Francisco Silva apenas a los cinco minutos de iniciado el encuentro, con zapatazo a unos metros del área grande que dejó sin opciones al arquero felino, Nahuel Guzmán, sin embargo la historia reciente de los celestes manejando victorias parciales, no es la mejor y en esta ocasión no fue la excepción.

Cruz Azul siendo Cruz Azul

Los dirigidos por Francisco Jémez sorprendieron con el planteamiento inicial a los norteños copando el medio campo con Rafael Baca, Gabriel Peñalba y Francisco Silva, este último fue el encargado de abrir los cartones con un disparo de larga distancia que se incrustó en el ángulo superior derecho del marco visitante.

Estos fueron quizá, los mejores minutos de los cementeros en lo que va del torneo plantaron un crucigrama para los de San Nicolás de los Garza a quienes les costó tomar la manija del choque.

A 15 minutos del entretiempo, los de casa bajaron las revoluciones y los Tigres respondieron, primero con un cabezazo de André-Pierre Gignac, que fue tomado en un lance espectacular por Jesús Corona.

En una serie de actos fortuitos los de Nuevo León encontraron la solución al crucigrama de Jémez, una falta innecesaria en los linderos del área, permitió el cobro de un tiro libre indirecto de Juninho que ejecutó con dirección de gol, pero fue tapado por las manos de Ángel Mena, lo que derivó en la marcación de la pena máxima por parte del árbitro del compromiso, Roberto García Orozco y en la expulsión del atacante andino por doble amarilla.

El propio Juninho se encargó de acertar desde los once pasos en los últimos segundos del primer tiempo para empatar el tanteador.

Regalo de Corona

Iniciado el complemento los Tigres se fueron al frente y rápido encontraron la recompensa con un disparo lejano de Enner Valencia que fue rechazado por el cancerbero azul, Jesús Corona, pero para mala fortuna del también guardameta de la Selección Mexicana, dejó el balón a merced de Eduardo Vargas que sin arquero sentenció el encuentro al mandar a guardar el esférico al fondo de las redes.

Entonces el encuentro se volvió de ida y vuelta, con una Máquina desesperada, pero con mucho corazón a pesar de la desventaja numérica, Felipe Mora, Edgar Méndez y Christian Giménez quien entró en la segunda mitad tuvieron oportunidades que no supieron aprovechar.

Los norteños aprovecharon los espacios, sin ser contundentes ante la cabaña de Corona, que todavía desvió un potente disparo de Gignac en los instantes finales del duelo ante la desilusión de la fanaticada cementero que ve, de nueva cuenta, como su equipo deja ir la posibilidad de cortar la racha de seis torneos sin clasificar a la Liguilla.