Puede ser Premio Nobel

77
Galileo Galilei

Si no hay dados cargados, la Ciudad de México puede tener un presidente de la Comisión de Derechos Humanos y un premio Nobel de la Paz. Alfredo Rojas Díaz Durán obtendría las dos cosas al mismo tiempo.

Es claro que en la evaluación que realicen los diputados de los aspirantes a la presidencia del CDH, el de mayor trayectoria, reconocimiento, experiencia y prestigio es el maestro Alfredo Rojas Díaz Durán. Experiencia le sobra, al grado de que las organizaciones europeas le notificaron la decisión de que algunas academias lo nominarán para ser galardonado para recibir el Premio Nobel 2018.

La propuesta de Alfredo Rojas Díaz Durán, se antoja interesante porque en su programa de trabajo plantea hacer la CDH una Procuraduría de Derechos Humanos y construir nuevos mecanismos de evaluación e integración para convertirla en un ente conciliador y eficaz para los capitalinos.

Vale la pena recordar que el Dr. Mario Perín, en representación de la Fundación Supranacional de Justicia Ambiental y de la IAES, Venezia, arribó a nuestro país para notificarnos al mexicano Díaz Durán que fue nominado por varias academias europeas para el Premio Nobel de la Paz en 2018.

El Dr. Perín, que ha trabajado como Consultor de la Organización de las Naciones Unidas y miembro de esas academias, entregó personalmente al maestro Alfredo Rojas, la notificación en presencia de algunos legisladores y miembros de organizaciones sociales y defensoras de los Derechos Humanos. Así o más claro.

QUE REGRESEN A LA ESCUELA El que no quita el dedo del renglón es el diputado aliancista, Juan Gabriel Corchado Acevedo, quien pide a la autoridad que apoye los dictámenes sobre la seguridad estructural de los planteles de educación preescolar, primaria, secundaria, educación y superior porque después de un mes de haberse registrado el sismo, todos deben estar en las aulas.

El asambleísta recordó que las escuelas son consideradas templos del saber y paraísos de seguridad, por lo que se refiere a los hechos necesarios para la satisfacción de las partes, pero sobre todo para la seguridad de los alumnos, maestros y trabajadores.

Organizaciones sociales y asambleístas señalaron que 200 mil niños de nivel preescolar y primaria de la Ciudad de México faltan por regresar a las aulas.