Tras los pasos de Checo

76
  • El piloto mexicano Manuel Cabrera tuvo una participación destacada en el Fórmula Masters de Asia, una aventura que le dejó muchos aprendizajes
  • Con una carrera rápida y furiosa en el automovilismo, a su corta edad, el volante capitalino espera llegar al máximo circuito del deporte motor

Ciudad de México.– A los 16 años muchos jóvenes en México se encuentran aún en las aulas, muchos otros desafortunadamente no tienen esa oportunidad y tienen que dedicarse a trabajar para salir adelante.

Manuel Cabrera, a sus 16 primaveras, sin edad para votar en México, sin permiso para comprar alcohol o cigarros, y con la condicionante de tener un permiso de sus padres para conseguir una licencia de manejo, ya se encuentras detrás de un bólido triunfando en el automovilismo.

Una profesión que surgió de una serie de películas y que se transformó en su pasión.

“En mi familia todos son pamboleros o les gustaban otros deportes, no se esperaban que me gustara el deporte motor. La verdad yo desde pequeño veía las películas estas de Rápido y Furioso, desde ahí me empezó a llamar mucho la atención, de chiquito me gustaba jugar con carritos y un día le dije a mis papás que me llevaran a unos karts”, relata el conductor Manuel Cabrera, en entrevista para Fut y Más, en la cual manifestó cómo su padre fue clave en este inicio en detrás del volante.

“Mi papá vio que tenía habilidad y me llevó al kartódromo de Cuautitlán, Izcalli, un kartódromo muy conocido en México, por ahí pasaron Sergio Pérez, Salvador Durán y muchos otros. Compramos un kart viejito, comencé a entrenar los fines de semana, fuimos avanzando hasta que entré a mi primera carrera, gané y comencé a obtener títulos”, recuerda.

Vida que ha tenido que compaginar con el estudio, con las obvias dificultades que esto requiere.

“Buscamos alternativas de estudio, lo mejor fue cursar la preparatoria abierta. Cuando tengo que viajar no tengo problema de las faltas, yo estudio por mi cuenta, tomo asesorías en una pequeña escuela y hago mis exámenes. Es complicado, porque a veces tenía que llevarme mis cosas de estudio a los viajes, porque a la siguiente semana tenía mis pruebas. Ya casi la término, que es algo bueno, y a pensar en la universidad, porque yo quiero seguir estudiando mientras hago esto”, señala Cabrera, quien tiene como figura a seguir al también piloto mexicano Checo Pérez.

“Para empezar, Checo nos abrió una brecha muy grande a todos los mexicanos en el automovilismo, yo vi y sé cómo sufrió para llegar a donde está y es algo que me motiva a seguirlo, él también terminó su escuela, y para mí es de los mejores pilotos de Fórmula Uno. Es agresivo, es rápido y siempre está ahí, con un coche que no puede pelear con los autos de punta, pero siempre pelea”, mencionó el joven Manuel de su ídolo, a quien desea emular y por qué no, algún día superarlo.

“Hay muchas, distintas categorías, siempre me han gustado los autos Fórmula. Hay planes, pero depende de patrocinadores y esperamos estar en una muy buena categoría en el futuro. Fórmula Uno siempre es un sueño, pero sabemos que es un camino muy complicado y existen bastantes brechas que hay que considerar”.

EXPERIENCIA ASIÁTICA

Después de correr en las Nacionales, en la que culminó en el tercer puesto como novato del año; participar en el Reto Telmex en 2015, donde quedó Subcampeón con una fecha menos disputada, Manuel Cabrera compitió en la Skip Barber, una escuela muy reconocida en Estados Unidos de autos Fórmula, donde logró varios pódiums, incluidos primeros lugares y el reconocimiento como mejor novato de ese campeonato. Entonces fue que se trazó una meta, formar parte de la Fórmula Masters de Asia.

“Nos llamó mucho la atención, porque era algo que casi ningún conductor lo había probado antes, la verdad al principio pensamos que no iba a ser un campeonato muy complicado, pero cuando llegamos allá nos dimos cuenta de que venían competidores desde Europa que venían de correr Fórmula 3, la TRS de Toyota Series, y resultó un campeonato bastante competitivo”, rememoró el chico nacido en la Ciudad de México, quien resaltó la enseñanza adquirida.

“El nivel que traigo de allá es muy bueno, no digo que es el mejor, pero aprendí bastante. Mi participación en Asia fue muy buena, luché hasta el final y lo aprendido nadie me lo quita”, campeonato donde vivió sus experiencias contrastantes.

“La mejor fue una carrera que, si bien no gané, sí me costó bastante trabajo. Empecé en 14, con una lluvia muy intensa, pero poco a poco fuimos avanzando y terminamos quinto, metimos el segundo mejor tiempo. Creo que es de las mejores carreras que he tenido en mi vida.

“La peor fue también en Asia, venía peleando la punta y faltando dos vueltas el motor se desvieló. Era la pelea por el podio y fue un momento frustrante, teníamos con qué, pero los fierros no tienen palabra y nos dejaron fuera de”, remata el joven Cabrera, quien hoy lidera la Fórmula PANAM, competencia que compaginó con el campeonato asiático.

“Fue complicado por el cansancio, el estado de salud, porque teníamos que estar yendo y viniendo, y siento que eso afectó bastante mi rendimiento este año, son 14 horas de diferencia de aquí a Asia, era complicado, muchas veces llegábamos dos días antes y tenía nada más un día para adaptarme al cambio de horario. Ahora tengo que cerrar en PANAM como campeón, que es lo que se busca”, finaliza el capitalino, quien está brillando con luz propia en el automovilismo mexicano.

PREVIA DE LUJO 

foto: Susana Gil

Manuel Cabrera fue invitado a participar en la Fórmula 4, que  será la competencia preestelar en el Gran Premio de México del 28 al 29 octubre en el Autódromo Hermanos Rodríguez, y desde ya el juvenil mexicano tiene una meta muy clara. “Ganar la carrera, vamos a testear en Puebla el lunes y martes, cuestión de acoplarme al coche, la pista ya la tengo un poco dominada. Espero ganarla, porque es el podio de la Fórmula Uno, con toda la gente y los patrocinadores”, aseguró.