26 grietas Hunden Xochimilco y Tláhuac, anuncian geólogos de la UNAM

1515

 

Presentan más de cinco metros de profundidad y desniveles de hasta 40 centímetros en el suelo, conformado en su mayoría por arcilla, cascajo y basura; la falla pone a la zona en condición vulnerable

 

Ingenieros de la UNAM expertos en Geología, anunciaron que después del sismo del pasado 19 de septiembre, en colonias de la delegación Tláhuac localizaron 26 grietas con más de cinco metros de profundidad y con desniveles de 30 a 40 centímetros por los hundimientos del suelo.

Durante una reunión de trabajo con legisladores locales, los ingenieros Alfonso Arellano Díaz y Marco Antonio Vigueras Zúñiga, expusieron que después del movimiento telúrico, el Instituto de Ingeniería de la UNAM llevó a cabo un estudio de suelo en colonias de Tláhuac y en San Gregorio en Xochimilco, concluyendo que en esas partes la tierra está conformada por arcilla, rellenos de cascajo, basura y otros, más la falla geológica  colocándolos en situación vulnerable.

Durante su exposición, resaltaron que el abuso en la extracción de agua ocasionó que los hundimientos y daños menores en casas habitación en esas zonas se vinieran registrando desde hace años, pero se agravaron con el sismo del pasado 19 de septiembre.

El ingeniero Marco Antonio Vigueras Zúñiga, propuso utilizar “disipadores de energía sísmica” en construcciones multifamiliares y en edificios de gran altura en la Ciudad de México para amortiguar los sismos.

Vigueras Zúñiga explicó que los disipadores de energía sísmica se colocan al lado de las columnas del edificio blindados entre sí, y su función será la de un amortiguador protegiendo él inmueble cuando se registre un sismo de gran magnitud.

“Hoy en día los disipadores de energía sísmica ya se utilizan en la Torre Mayor y otras grandes torres que se construyen en Paseo de la Reforma. Eso sí, cada vez que enfrenten un temblor habrá que cambiarlos”, apuntó.

Recordó que cada disipador de energía sísmica cuesta entre dos mil 500 y tres mil pesos, pero sería para seguridad de todos sus habitantes, concluyó.

 

Por Héctor García