¡Qué meyo me da la bruja!

9343
Raquel Bigorra

Twitter/ @rbigorra

Vaya que está fantástica mi querida Ceci Galliano como la malvada madrastra de Blancanieves. La actriz y también conductora tuvo que entrarle a la producción con tal de que no se viniera abajo el proyecto que venían trabajando desde hace un tiempo. El estreno a prensa y amigos el pasado domingo fue todo un éxito. Tengo que reconocer que con la actuación de la Galliano, qué meyo me da la bruja.

En el teatro Moliere, donde se están presentando, me encontré con Natália Subtil y la bella Mila. Cargué un ratito a la muñequita de un año y está igualita a Sergio, su papá. El abuelo, Sergio Mayer, las invitó a ver la función. Llevó también a sus hijas. Estaban junto al muy agradable Alexis Ayala. Me cae tan bien. Me estuvo contando de Solo para mujeres, que anoche, por cierto, estrenaron.

Tuve que preguntarles que, con el par de cuerpos que tienen, por qué él y su socio Sergio Mayer no le entraban también al espectáculo, pero me dijeron que prefieren solo producirlo. El que sí está en el elenco es mi compadre Juan Ángel Esparza, que trae unos brazotes y un cuerpote tremendo. Iba con mi comadre, Carmen Muñoz, y mi bella ahijadita Cosette, que cada día está más hermosa. Ahí estuvo cotorreando un ratito con mi Rafaella. Las primitas, cada que las juntamos, son las más felices.

Acá entre nos, les cuento que Televisa estrenó Buenas vibras para competirle a Enamorándonos pero al rating no le hizo ni cosquillas. Mi comadre y todo el equipo comandado por Magda Rodríguez hicieron los mejores números de audiencia de todo este año. Así que Enamorándonos sigue dominando las tardes. ¡Felicidades!

En la alfombra me encontré a Ramiro Fumazoni y a su bella esposa, Jessica Mass. Ambos están guapísimos y sus gemelos, ni se diga. Me contaron que ya están viviendo en Polanco. Tuvieron que mudarse después que su depa en la Condesa quedara dañado tras el sismo.

Laura G no podía dejar de apoyar a su gran amiga Ceci, así que estuvo muy animada con su hijita Lisa. Sergio Catalán acudió con su esposa y familia, y estaba muy contento de ver su sueño hecho realidad. Él escribió las canciones de la puesta y dirigió escena también, al igual que Mauricio Castillo.

No se pierdan la crónica que hará Daniel Bisogno de esta reunión de amigos

Germán y Freddy Ortega, Los Mascabrothers, estuvieron apoyando a nuestro gran amigo Julio Alegría, quien interpreta a un conejito muy simpaticón.

Guapísimos Marcus Ornellas y Ariadne Díaz. Confieso que me quedé con las ganas de verlos de Príncipe y Blancanieves, pero como padrinos de la función a prensa, quedaron de lujo.

El Borrego Nava y su esposa Silvana estaban emocionados de verle la carita de felicidad a su hijita Renata. Es que en la obra el público infantil interactúa con la malvada bruja y hay que ver cómo le gritan a Ceci cada que les pregunta si vieron a Blancanieves.

Marjorie de Sousa llegó partiendo plaza y acaparó todas las cámaras y micrófonos. Por cierto, cuando me tocó ser cuestionada por la prensa por el incidente violento de Eduardo Yáñez en una alfombra roja en Los Ángeles, se me soltó la lengua. Para nada estoy de acuerdo con que el actor golpeara al reportero, lo repruebo. Pero reconozco que a veces hay que meditar y llegar muy zen a cierto tipo de eventos. Yo, que me considero bastante light, me ha tocado que reporteros me digan el nombre de otra compañera para sacarme de mis casillas o hacen preguntas acerca de un ex delante del marido. Momentos incómodos que le hacen pasar a uno. Cabe señalar que no todos están buscando la nota amarilla, pero esto es parte del show. Ni modo, a respirar hondo ante las preguntas incómodas y seguir adelante.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Renata Notni y Horacio Pancheri son Blancanieves y el apuesto Príncipe de la obra que produce y actúa mi querida Ceci Galliano. No dejen de llevar a los chamacos al teatro Moliere; más les vale no pensarlo mucho, pues ya anunciaron que estarán una corta temporada. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.

¡UPS, se me salió!

Vaya rumbita que armamos en un restaurante japonés una buena banda de amigos. Normalmente nos juntamos aquí en casa, pero salir a armar el desorden fuera, también se disfruta. Nos dieron las dos de la mañana a mi amorcito, mis compadres Bisogno y Cris, nuestros queridos Adal Ramones y Karlita, Germán Mascabrother, Angélica, su esposa y a su servidora. Nos les cuento más porque mi compadre levantó la mano para contarles a ustedes, queridos lectores de BASTA!, cómo estuvo la fiesta. Yo salí como araña fumigada tomando puro sake. Me adelanto por si mi Bisogno me da el quemón en su columna, yo mejor me ventaneo solita. Se supone que debería esperar a la pluma de mi compadre, pero ¡up’s, se me salió!