“No me importa el dinero”: Eduardo Yáñez

811
Shanik Berman

“MI PERRO PARA MÍ ES MI OTRO HIJO Y LO CUIDO PORQUE MIS MOMENTOS MÁS DIFÍCILES YO LOS HE PASADO CON UN PERRO”

Eduardo Yáñez, ¿qué es lo que más te importa?

Yo te puedo decir qué es lo que NO me importa: es el di­nero. El dinero para mí es un medio para sobrevivir, yo nun­ca tendré un Ferrari ni un ya­te; si quiero tener dinero es para los que amo, entre ellos a mi perro, porque mi perro es para mí otro hijo que cuido, porque mis momentos más di­fíciles yo los he pasa­do con un perro.

Creo que la mayoría de tus problemas son porque tu papá se fue de casa, pero ¿tú sabes por qué se fue?

No lo sé, cuando me dio la edad y la curiosidad de preguntarle a mi ma­má por mi papá, nun­ca me quiso decir. Una vez mi mamá me dijo que se había muerto en un accidente y yo le respon­dí: “No te vuelvo a pregun­tar, para que no me contes­tes con una mentira”. Pe­ro la verdad no tuve tiempo de pensar si mi papá me hacía fal­ta o no, porque yo tenía que re­solver mi vida mientras que mi mamá trabajó como una lo­ca para sacarme adelante. Pe­ro yo no tuve núcleo fami­liar porque vengo de una ma­dre que fue abandonada, y al yo crecer con esa película supe que yo nunca iba a hacer lo que me hizo mi padre, y busqué te­ner la familia. No funciona­ron las cosas ni en mi prime­ro ni en mi segundo matrimo­nio, pero me gustaría otra vez tener en mi vida el concep­to de la familia y me encanta­ría tener una hijita, una bebita.

Eduardo Yáñez siempre ha buscado tener una familia

 

Siempre has dicho que tu mamá y tú peleaban demasiado y por eso no puedes vivir con ella, ¿por qué peleaban tanto?

Yo siempre me sentí traicio­nado y ella también en con­tra de mí, porque sentía que de mi parte siempre había una reclamación; pero tam­bién, yo creo que ella veía en mí al hombre que la dejó, el ca­so es que mi mamá y yo pelea­mos muchísimo toda la vida, pero siempre la apoyé en to­do, le di un departamento en la colonia Cuauhtémoc y dine­ro para que viajara a Veracruz, a Acapulco, a don­de ella quisiera, por­que ella me dio todo.

¿Ningún hombre se te ha acercado a buscarte diciéndote que es tu padre?

Sí, un tipo mandó a Te­levisa unas cartas di­ciendo que era mi pa­pá; las mandó con unas fotos y todos los detalles, pero no le creí ni le creería a ningún se­ñor que diga que es mi padre. No me interesa ya tener un pa­pá; mi mamá para mí fue mi papá y también Ernesto Alon­so, me dieron de comer en esa casa, lo sigo llorando mu­cho y él suplió a mi padre.

Asegura que su perro es su otro hijo

¿Alguna vez tú, Eduardo Yáñez, has tenido una relación amorosa con una mujer casada y con hijos en la vida real?

Sí, tuve una relación con una mujer que tenía en ese mo­mento problemas con su pa­reja y que sí te­nía hijos; pero nun­ca viví con ella.

¿Y cómo te convence una mujer para hacerte suyo?

No soy muy hábil pa­ra cuestiones amo­rosas, soy bien bru­to para conquistar; si una mujer me encan­ta y no se me acerca, nunca tendremos al­go; pero por otro lado tampoco me fascina que una chava sea muy lanzada, y apenas me co­nozca me quiera ya práctica­mente encamar, tampoco soy tan fácil, así nada más no; tie­ne que haber más que eso…, concluyó Eduardo Yáñez.