Odiseo Bichir y Yolanda: original boda

7441

 

Raquel Bigorra

Para hacerse el bien y dejarse libres, Odi­seo Bichir y Yolanda Ventura decidieron casarse tras un ritual chamán en Te­poztlán. La pareja lleva jun­ta más de cinco años y la pre­gunta obligada de la pren­sa, cada vez que los veían en alguna alfombra roja, era la de: ¿Pa’ cuándo la boda?

Parece que se les empe­zó a complicar cuando se die­ron cuenta que para llegar al altar hay que tener en or­den una serie de documen­tos. Ellos mismos confesa­ron hace un tiempo que el papeleo engorroso no les ha­bía permitido dar el paso.

Estaban puestos, pe­ro no se daba la oportuni­dad. La exintegrante de Par­chís había dicho que le gus­taría estar rodeada de la naturaleza. Tener una mon­taña o el mar de testigo sería lo ideal para el día de su enlace. Pues sin invitados y sin tanta planeación, es­te par de guapos decidió dar el sí. Nos sorprendieron a to­dos al dar a conocer los deta­lles de su boda, muy original.

Algo sencillo pero lle­no de simbolismo: hi­cieron fuego, para dejar atrás el pasado y agrade­cieron el presente. Así, sin tanto rollo, Tepozt­lán, un chamán y los enamorados. Ahora son marido y mujer y des­de aquí se los aplaudo.

Hay un momento en la vida de muchas pa­rejas donde uno sien­te el deseo de regalar­se este bendito instante, que aunque usualmen­te invitamos a los ami­gos y familiares, la verdad es que es un mo­mento íntimo. De dos.

Se sienten tan úni­cas esas mariposas en el estómago, que vale la pena lanzarse al rue­do. En momentos de cri­sis en la relación, re­cordar ese momento puede hacerte volver a tomar el rum­bo de la armonía si las cosas no van tan bien como antes.

Lo que hicieron Odiseo y Yo­landa con este acto de amor es recordarnos a muchos que el momento perfec­to se construye con lo que sea cuando las ga­nas de hacerlo vienen del corazón. No impor­ta el ritual ni la religión. Si se hace de forma le­gal ante un juez, si vas de jeans o vestida de blan­co. Es un momento pa­ra ti y tu pareja que le su­ma mucho a la relación.

Si traes ganas, no es­peres a juntar la lana pa­ra poder llevar 200 in­vitados a una ceremonia, o a sacarte la lotería para irte de luna de miel. Hay quienes están es­perando comprar el de­partamento o la casa de sus sueños para estable­cerse y comenzar a go­zar de una vida en pareja.

Ponle pasión a cada día de tu vida. Vive como si cada instante fuera el primero y el último. Si tienes ganas de hacer­lo, hazlo. Vuélvete loco y vive tu sueño de amor como te dé la gana. Y esa locura llévala a cada momento que compar­tas con tu pareja. Y vivieron felices para siempre gracias a El manual de la buena esposa.