CNDH: Urge detener muertes en penales

31

Ciudad de México – La Comisión Nacional de los Derechos Humanos  (CNDH), tras la violencia registrada del 9 al 11 de octubre pasados, en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Cadereyta, Nuevo León. En el cual resultaron 17 personas fallecidas y 37 lesionadas, demandó de manera urgente que se restablezca el orden con pleno respeto a los derechos humanos.

La CNDH ha informado su preocupación ante la falta de respuesta adecuada de las autoridades para atender las problemáticas dentro de los centros de reclusión de la entidad.
Dichos actos de violencia son recurrentes como los que se presentaron en Cadereyta según señaló en un comunicado.


Personal de la Comisión Estatal de Derechos humanos han ido a constatar la situación que impera en el Cereso de Cadereyta  como resultado de los actos violentos.
Por lo siguiente, se han emitido medidas cautelares a efecto de que se tomen las acciones necesarias, se brinde información a los familiares de los internos, se les dé un trato adecuado y se les proporcione la atención que conforme a derecho corresponda, por parte de las autoridades del sistema penitenciario.


Hasta el momento la violencia en los penales de Nuevo León ha provocado 166 muertes.


La CNDH precisó que con anterioridad ha emitido recomendaciones derivadas de hechos violentos en el estado de Nuevo León, así como detalló que en el centro penitenciario en Apodaca como en el de Topo Chico, donde en el primero perdieron la vida 43 internos y 73 resultaron lesionados, y en el segundo, en dos altercados se registraron 52 internos fallecidos y 55 lesionados.