La Reconstrucción

27

 

La gran encrucijada pa­ra el gobierno de Enri­que Peña Nieto será, sin lugar a dudas, la reconstruc­ción, puesto que si no se lo lo­gra en un plazo relativamente corto, las cosas no sólo se com­plicarán, sino que pueden bro­tar nuevamente muchos fren­tes de violencia, con la gente enardecida por no ser atendi­dos debidamente por parte de las esferas gubernamentales.

Si el gobierno logra que el llamado voto verde –campesi­nos o rural–, de aquí a diciem­bre, con la entrega de los apoyos económicos combinados entre los Gobiernos federal y estata­les, para que los propios pueblos o comunidades –fundamental­mente de Chiapas, Oaxaca, Pue­bla y Morelos–, inicien de inme­diato la reconstrucción de sus hogares con un monto inicial de aproximadamente 120 mil pe­sos, puede llegar a ser un hecho muy beneficioso electoralmente.

Y si a esto se le suma un tra­bajo coordinado entre los gobier­nos federal y capitalino, para que la reconstrucción de edificios, ca­sas, escuelas, hospitales y comer­cios, logre avanzar sin contra­tiempos y sin que las organiza­ciones sociales que pertenecen al PRD y a Morena, pretendan sa­car provecho de la situación, el panorama cambiará para el PRI, sin necesidad de estar vendien­do electoralmente la ayuda.

Por ejemplo, el Partido del Trabajo en la Ciudad de Méxi­co hizo un llamado para que una vez pasada la emergen­cia por el terremoto del pasa­do 19 de septiembre, se impi­da que vivales de manera frau­dulenta, ingresen en los censos de afectados que realizan las au­toridades, desplazando a mexi­canos que se quedaron sin ho­gar y viven en las calles o cam­pamentos improvisados.

Magdalena Núñez Monreal, comisionada del PT en la capital recomendó comprobar la iden­tidad de los afectados con certe­za, pero a la vez con celeridad, porque “si cruzamos informa­ción vía redes sociales, medios de comunicación y entre los mismos vecinos podremos or­ganizarnos para erradicar infil­trados e impostores. Ya no que­remos más simuladores que se hacen pasar por damnificados”.

Lo anterior porque esos he­chos ya ocurrieron con integran­tes del Frente Popular Francisco Villa que invadieron un predio de la colonia Juárez, con inten­ciones de ingresar en el censo de la delegación Cuauhtémoc y po­der acceder de manera fraudu­lenta a una vivienda, quitán­dosela a los verdaderos damni­ficados. “Esperamos que no se repita lo que sucedió en 1985 donde personas se hicieron pa­sar por afectados al no contar­se con censos confiables.