¿Alguien sabe, alguien vigila?  

35

Nadie sabe, na­die supo nada so­bre las donacio­nes realizadas para en­frentar los daños por los sismos provenientes de mujeres y hombres de to­dos los estratos sociales, de famosos personajes y gobiernos extranjeros.

Los donatarios y ad­ministradores particula­res de fondos para la re­construcción como fundaciones, tiendas de autoservicio y departa­mentales, bancos y diver­sas marcas, que ofrecie­ron duplicar, triplicar y hasta quintuplicar cada peso recibido de particu­lares, manejan los recur­sos a discreción, sin con­trol ni vigilancia alguna.

Por ejemplo, Citiba­namex informó que re­cibió 44 millones de pe­sos en depósitos y compro­misos de colaboración de particulares, los cuales de­berá duplicar, de acuer­do a su compromiso pú­blico, pero resulta que pa­ra ello aportarán también las fundaciones Alfredo Harp Helú y Televisa, que a su vez recibieron cuan­tiosos donativos sobre los que no han informado.

Además tampoco se co­noce en qué programa de reconstrucción serán apli­cados los recursos, ni qué institución pública los su­pervisará o auditará. Así las cosas del altruismo convertido en negocio a costa de la tragedia social.

AHORROS

Hoy inicia en Washington D.C. la cuarta ronda de re­negociación del TLCAN, sin que nadie augure nada bueno. Se entra a los temas difíciles que para muchos son infranqueables.