Rutina divertida sólo con pilates

49

El pilates es una de las actividades físicas más necesarias para los niños. Los ejercicios adaptados para ellos les proporcionan un desarrollo global tanto en el aspecto motriz como en el psicológico.

Al realizar cualquier actividad física con tu hijo asegúrate de que sea de manera segura, para evitar que se lastime.

Para que los ejercicios sean atractivos para tu hijo, trata de renómbrarlos con palabras con las que tu hijo se pueda sentir relacionado.

#1.  Los Cien. Ayuda a tener fuerza abdominal enriqueciendo el corazón mientras se usan otras extremidades para trabajar los abdominales.

– Se llama así porque lo haces cien veces durante el ejercicio, ésto brinda un desafío divertido para los niños más grandes, que aprenden a contar.

– Hacer cien consecutivos puede no ser tan efectivo para niños más pequeños.

-Haz que cien sea el número al cual llegar, haciéndolo en varias partes y continuando la cuenta desde donde quedaron la última vez.

– Recuéstate sobre la estera con las rodillas flexionadas y los pies en el piso.

-Mantén los brazos abajo a los lados de las caderas con las manos levantadas de modo que queden paralelas a los abdominales.

– Los niños pueden levantar sus hombros y cabeza o mantener la parte de arriba del cuerpo sobre el piso.

– Haz un conjunto de diez repeticiones.

 

# 2. Tabla. La tabla de pilates trabaja el núcleo y también los músculos de la parte superior del cuerpo.

– Comienza en posición de plancha con los pies separados. Mantén el cuello hacia abajo para mantener la alineación de la columna vertebral. Mantén la posición durante 10 segundos.

-Si hay varios niños realizando el ejercicio, haz un concurso para ver quién puede sostener la tabla el mayor tiempo, o haz que se desafíen cada vez haciendo que sostengan la tabla cada vez un poco más. Para variar, trata de hacer la plancha con los codos.

-Asegúrate de usar una colchoneta para evitar herirse los codos.

 

# 3. Estiramiento individual de pierna.

-Trabaja los abdominales mientras que aumenta la flexibilidad y estabilidad del corazón. Acuéstate en posición floja con la pelvis en alineación neutral. Inhala y luego exhala llevando una rodilla hasta el pecho. Inhala y agarra suavemente la parte superior de la rodilla derecha con ambas manos. Exhala y endereza la pierna izquierda estirada en el aire. Inhala, devuelve la rodilla izquierda al pecho. Cambia las rodillas y repite el ejercicio con la izquierda. Continúa seis a ocho veces con cada pierna. Este ejercicio es bastante simple de hacer mientras se escucha música.