Tepito, antes del 85

310
Armando Ramirez

Antes de 1985 Tepito tenía tianguis en algunas calles y tenía muchas calles para caminar, platicar o bailar salsa al atardecer cuando la gente llegaba de trabajar de las fábricas y los hombres salían a jugar futbol al campo de tierra que luego sería el Maracanacito, las mujeres iban a comprar el pan y la leche y las señoras grandes sacaban sus comales para vender sus quesadillas y sopes. En el barrio mucha gente era obrera, no solo comerciante, trabajaban en fábricas de aceites en Nonoalco, en chocolateras en la Morelos o en la fundidora de la Exhipódromo de Peralvillo, en fábrica de radios y televisiones cerca de Tlatelolco, o de chiles enlatados por San Lázaro, pero a principios de los años ochenta siguieron las devaluaciones que habían comenzado con Luis Echeverría y seguían con De la Madrid. Y también llegaron a las empresas, las reconverciones industriales que les exigía transformarse con ayuda tecnológica y producir y vender de otro modo, había llegado la globalización y nos habíamos dado cuenta y más cuando se firmó el Tratado de Libre Comercio del Norteamérica, muchas fábricas bailaron las Golondrinas, hubo despidos de trabajadores y muchas empresas emigraron de la Ciudad de México, la gente de los barrios del Centro sufrió el desempleo. Y tembló dos terribles veces en 1985, cientos pensaron que se acaba el mundo, tanta gente sufrió por las deudas que se multiplicaron