México se resarce ante Trinidad sufrido y agónico

94
San Luis Potosí, San Luis Potosí, 6 de octubre de 2017. , durante el juego del Hexagonal Final de la Concacaf rumbo a la Copa Mundial Rusia 2018, entre la Selección Nacional de México y la Seleccion Nacional de Trinidad &Tobago, celebrado Alfonso Lastras Foto: Imago7/Etzel Espinosa

San Luis Potosí.- Juan Carlos Osorio no cambiará, se morirá con la suya, y una de los consecuencias, además de las goleadas ante Alemania y Chile, en las Copas Confederaciones y América, respectivamente, fue por ejemplo el angustioso triunfo de México ante Trinidad y Tobago de anoche (3-1), cuando según éste era un mero trámite.

Dicen que el técnico de la Selección no gusta de tipos de estatura corta, pero parece que tampoco de futbolistas que son expertos en tal o cual posición.

Carlos Salcedo, quien es defensa central, sigue siendo ocupado como lateral derecho y, al menos en este duelo, no se vio bien, porque ni marcó bien y menos ofendió.

Un cuadro con futbolistas que no son titulares en sus clubes, no pudo en el primer tiempo ante el rival más débil el Hexagonal

¡Infumable!

A estas altura, y estando en una plaza de provincia, que históricamente suelen ser muy nobles, qué se le podía reprochar al profe Osorio.

El colombiano, intacto cuando se hace referencia a sus ideales, mandó de arranque a futbolistas que hoy no gozan de gracia en el Viejo Continente.

Diego Reyes, Carlos Salcedo, Miguel Layún y Héctor Moreno, estuvieron de inicio, porque además el compromiso era uno valedero para ver cómo están éstos que suponen ser figuras.

Desde la tribuna, la idea era ver a los que, aun cuando no son constantes con sus equipos, se habla de que son los mejores del balompié azteca.

Luego de una ceremonia bastante emotiva, en la que se honró a las víctimas y a los héroes de los sismos del 7 y 19 de septiembre pasados, rodó el balón, era momento de que ese puñado de estrellas regalara un poco de su talento a una tribuna del Alfonso Lastras que estaba ataviada con el verde característico del combinado nacional.

Sin embargo, los trinitarios, hace un tiempo eliminados de cualquier posibilidad de asistir al torneo veraniego de selecciones en 2018, fue el primero que tocó a la puerta custodiada por José de Jesús Corona.

Shahdon Winchester se plantó en el área, pero su disparo reventó la red por la parte de afuera.

De lado local, Javier Aquino, quien arrancó por la banda derecha, aunque en el trámite fue cambiando su posición con Jesús Manuel Corona, recibió de frente, y sólo atinó a volar su impacto.

Tecatito, quien como siempre fue el que más se destacó, también gozó de una posibilidad, pero mandó por arriba del arco defendido por Adrian Foncette, quien por cierto, enseñó algunas buenas cosas.

 

 

Y es que al 31’, aunque el tiro salió a su posición, descompuso el impacto de Andrés Guardado, quien había cobrado el tiro el libre.

El resto, descontando aquellos momentos en que pudo crear peligro la ofensiva azteca, fue un auténtico somnífero, porque mientras el caribeño estaba atrincherado, la casa apenas atinaba a hacer cuatro toques buenos, pero ninguno con mucho sentido.

Y por supuesto las silbatinas de la fiel potosina no se hicieron esperar, porque un partido tan añorado, al menos en sus 45 primeros minutos, no fue más que un tramo de aburrimiento puro, pues parece que ya con boleto en mano, a los seleccionados no les quedaron tantas ganas de disputar los dos duelos restantes.

 

¡Milagroso!

 

Para el complemento, tras ir perdiendo, al menos Hirving Lozano y Javier Hernández y Héctor Herrera  pusieron las cosas en su sitio Foto: Imago

En la reanudación, el estratega colombiano por fin echó mano del tipo que más nivel tiene en este momento, Hirving Lozano, pero no contaba con que los morenos de verdad se convertirían en intrusos.

Salcedo ni siquiera ir el intento por incomodar al ‘19’, Kevan George, y éste habilitó al atacante nominal, quien hizo la travesura.

Winchester tomó la bola y definió por arriba de Corona, quien nada pudo hacer después del riflazo.

La sorpresa se estaba gestando al 65’, y entonces vino el grito para Oribe Peralta, para intentar rescatar un partido que en las horas previas estaba cantado con goleada. Al 61’ había ingresado el atacante de la Real Sociedad, Carlos Vela.

De hecho, al 71’, una mano clara dentro del área del mismo Shahdon, no fue marcada como penalti.

Las manecillas del reloj siguieron su andar y, para la buena fortuna del seleccionador nacional, en la primera buena acción en conjunto, cayó el del empate.

El Cepillo sirvió a un fantasmal y errático Layún, quien después sirvió al centro para la llegada del Chucky Lozano, quien sólo tuvo que empalmar al fondo.

A dos del final, ante un rival totalmente entregado, hasta la suerte fue benévola en una noche tan especial, pues a su estilo, Javier Hernández marcó el del triunfo (1-2).

 

Hexagonal Final Concacaf

Jornada 9

México 2-1 T. Tobago

Gol: 0-1, Shahdon Winchester (65’); 1-1, Hirving Lozano (78’); 2-1, Javier Hernández (88’)