¡Tengo ganas de llorar!

147

Al leer la encuesta que publicó el Diario BASTA! este lunes me quedé con el ojo biónico cuadrado, me entero que la inseguridad pública es uno de los tres grandes problemas que angustian a la gente, y no es para menos, delincuencia común y organizada traen frito a los ciudadanos.

Otro problema muy grave que ha ido ascendiendo en el top ten de las preocupaciones de la gente en este sexenio, se ve clarito en la encuesta, es la falta de empleo, ¿sin chamba cómo se sobrevive? dígame usted, a eso cárguele al costal de las preocupaciones de la gente ¡los salarios bajos! Sí, ya me extrañaba que la gente no pegara de gritos por la contención de los salarios de los trabajadores, una cosa es Domínguez y otra no me la Mínguez. La gente ya no quiere que la carguen las pulgas de una economía que crece pero para los vencedores y nada para el trabajador.

Donde la burra tuerce el rabo es el señalamiento de los ciudadanos a la corrupción, no creen que se esté combatiendo, tal parece que los escándalos de políticos que están metiendo a la cárcel, se piensan es para taparle el ojo al macho, el 80% de la gente señala que la corrupción no se ha combatido de verdad.

Y si eso cree 8 de cada 10 ciudadanos, es como decirle al gobierno: ustedes creen que no me fijo pero ciego no soy, digo, bolas con las rolas. Y sigue la mata dando con la economía casi 8 de 10 ciudadanos confiesan que está más jodido ahora que hace un años, chispas de chocolate chino. ¡Párenle! Siento gacho comentar cómo valora la gente el trabajo del señor Presidente, dice la gente en la encuesta realizada por la empresa Berumen, que ¿usted cree que lo aprobaron? caliente, caliente, de seguro usted fue de los que encuestaron, el 81% no lo aprueba, ay hasta sentí feo como cuando reprobé algebra en segundo de secundaria.

Voy a llorar pero sigo contando, un 16% de los ciudadanos cree que van re bien re bien el señor Presidente y, sopas, hago gulp, me entero que un 62.3% dice que va re mal. Me estoy deprimiendo, porque el cielito lindo se ilumina con una tenue estrella, primero los huracanes y los sismos, uno tras otro y de diferente epicentros y ahora esta encuesta. Yo tan contento que iba a desayunar una pancita con una chela, ya me aguadaron la mañana, digo, no hay que ser, qué tanto es tantito.