“Mi novio se filtró en mi casa como la humedad”: Mara Escalante

3456
FOTO: Twitter

 

 

Shanik Berman

“SOL CON QUIEN ESTOY CASADA DE CORAZÓN Y EL PAPÁ DE MIS HIJOS SE LLEVAN MUY BIEN Y MEDITAN JUNTOS”

Mara Escalan­te, ¿tu mari­do es el jovenci­to que trabaja contigo?

Ni tan jovencito, es traga años; un día le pidieron el IFE, ¡ya ni la friegan, de verdad! Una co­sa es que yo parezca su ma­má y otra que él parezca de 17 años. Mi Sol es treintón y es­tamos juntos desde hace 8 años; y como lo dice su nom­bre, es un sol en mi vida y tra­bajamos juntos. Es músico.

  • ¿Terminaste con el papá de tus hijos?

Sí, pero hace años.

  • ¿Tú te le declaraste a Sol o él se te declaró a ti?

Nos empezamos a dar besos porque yo me iba a ir al Mun­dial de Sudáfrica y me dijo que si quería ser su novia; des­pués de eso me quedaba a ve­ces a dormir en su casa, de­jé el cepillo de dientes y lue­go la almohada, y después él, como la humedad, se fil­tró en mi casa, y yo feliz.

  • ¿Y se casaron?

No estamos casados por el ci­vil, pero mi corazón está casa­do, aunque no vamos a tener más hijos, la fábrica está ce­rrada. Nos enfocamos a los ni­ños que ya hay y al trabajo.

  • Pero él tenía hijos propios, ¿no les interesa nunca tener los suyos?

No tiene hijos propios y por el momento dice que no le impor­ta, pero esto va a durar hasta que Diosito quiera; nuestra re­lación empezó bonito, ha sido bonita y si algún día tiene que concluir, concluirá bonito, por­que yo siempre cierro los círcu­los bien, jamás me quedo con resentimientos con ningún ex.

  • ¿Le permitirías a Sol que regañe o le pegue a tus hijos?

No los regaña, los niños lo aceptan porque es muy ca­riñoso y dedicado con ellos y conmigo; y pegar­les, jamás, no se lo permiti­ría ni al papá de mis hijos.

  • ¿Y te casarás con Sol?

Estoy casada. Aunque no he firmado, ¡estoy casadísima!

  • ¿Si te casaras, harías un contrato prenupcial?

No sé qué sea eso, pero lleva­mos ocho años en esta relación en la que sin la garantía de un papel todos los días queremos trabajar en la relación. Nues­tra manera de casarnos es ir en el mismo sendero de la medi­tación; no profeso ninguna re­ligión, pero todos practicamos la meditación vipassana que me da paz, me ayuda a ser fe­liz y a erradicar el sufrimiento.

  • ¿No tienes anillo de compromiso?

Nunca he usado anillo de com­promiso ni con mi exmari­do; no sabía ni que existían. Yo me comprometo de cora­zón, inclusive con mi ex man­tenemos un compromiso; no somos pareja sentimental, ca­da quien tiene su pareja, pero cumplimos con un compromi­so de lealtad de amigos y nos ayudamos en los problemas.

  • ¿No se pone celoso tu ex que sus hijos vivan con Sol?

Por el contrario, Sol a veces me dice: “No te puedo acompañar, porque quedé de meditar con tu ex, con Jorge”, y a veces me­ditamos en grupo. Ya no vivo con él, pero eso no quiere de­cir que sea una persona ajena ni que se salga de mi corazón.

  • ¿Quién mantiene la casa?

Mi casa la mantenemos en­tre los dos: nos levantamos a las 6 am, nos responsabili­zamos de los niños; Sol nun­ca falla de ayudarme con el desayuno para llevar a los niños a la escuela; nos repar­timos entre los dos la tarea y los dos salimos a trabajar.

Mara Escalante hizo mu­chos años de Doña Lucha, una mala suegra en la se­rie María de todos los ángeles.

  • ¿Mara, te inspiraste en tu suegra para tu personaje?

A mi suegra la tengo lejos, y eso es muy importante; pe­ro la mamá de mi marido es muy respetuosa y no trata de tenerlo acaparado ni le di­ce que no viniste a verme y ya es domingo; y soy tu madre

  • Tienes dos niños varones, ¿cómo serás de suegra?

No seré Doña Lucha, voy a ser muy respetuosa; les voy a dar su espacio, pero no me ha toca­do una lagartona que me lo ro­be o que sea mala influencia y yo vea que no le conviene.

  • Imagínate que tu nuera no quiera que tu hijo te vea…

¡Ay, no, qué feo! Ni me imagi­no; sí puede pasar porque hay unas nueras lagartonas que piensan que es de su propiedad o que tú eres competencia; oja­lá no me toque algo así o me lo llevo al pueblo de las greñas. Así concluyó Mara Esca­lante, que debuta en la pan­talla grande con Cómo ma­tar a un esposo muerto, su pri­mer protagónico en cine.