Luis Miguel no tiene problemas de dinero

1440

 

Lupita Reyes

 

En recientes fechas Luis Miguel ha visitado el restaurante Picasso, del hotel Bellagio, en Las Vegas, Nevada. El chef del lugar, Julián Serrano, asegura que Luismi en los últimos meses ha visitado su restaurante unas ocho veces. La ocasión más reciente que visitó el Picasso fue hace unas cuatro semanas.

Serrano ha notado a un Luis Miguel diferente: “Ha cambiado”, asegura. Al ser cuestionado de qué mane­ra ha cambiado el cantante, Serrano añade: “Antes lleva­ba guardaespaldas, ahora an­da solo, a este restaurante con­cretamente ha venido solo. Yo me he sentado a charlar con él durante siete u ocho ho­ras. Es más, he cerrado el Lago (otro restaurante del Bellagio) con él. Hablamos de músi­ca, de conciertos, de ciuda­des, de negocios, de mujeres”.

Sobre sus gustos en comi­da y vinos, Serrano afirma: “Le gusta tomar buen vino y comer bien. La única diferen­cia es que ahora viene solo y no con las 20 personas que ve­nía antes”. El vino favorito de Luismi sigue siendo el Vega-Si­cilia Único: “Todavía se lo to­ma, todavía tiene dinero que yo sepa, no tiene problemas”. Más claro que el agua, nada.

 

EL CÉSAR, OTRA BIOSERIE FALLIDA

Después de ver cuatro capí­tulos de la bioserie El César, les puedo dar un consejo: no pierdan su tiempo viéndo­la. Como todas las bioseries en donde su protagonista es­tá vivo, las cosas se quedan a medias. Para empezar, El César está basada en el libro que su hermano Rafael escribió pa­ra él y, obviamente, su hermano no iba a escribir cosas que mo­lesten al campeón. Por otro la­do, el mismo actor que lo en­carna en sus años de juventud (18), es el mismo que lo perso­nifica en la gloria y decadencia de su carrera. Si no tenían dine­ro para contratar a un actor jo­ven, mejor se hubieran saltado esos años, porque es absurdo ver a un hombre de casi 40 años, en el papel de un jovencito de 18.

Y por si fuera poco, en cua­tro capítulos de la bioserie de un campeón, solo ha habido una pelea, una en donde jamás se asesoraron o contrataron a un comentarista de box. Imagíne­se que el narrador dice cosas co­mo: “Le pega en los hombros, le pega arriba, le pega abajo”; pala­bras que jamás escuchará en bo­ca de un comentarista especia­lizado. Llama mi atención que en El César solo se ha mencio­nado una vez a José Sulaimán (Presidente del Consejo Mun­dial de Boxeo hasta su muerte) y fue así: “Sulaimán nos reco­mendó a Julio César”. Si les dio miedo mencionarlo, ahórrense­lo. En cuanto a Don King, lo po­nen como un mafioso, pero un mafioso al que su secretaria lo aconseja y manda. El villano no es King, es la secre. En verdad, es de risa y pena ajena esa serie, mejor nunca la hubieran hecho.

 

 AHÍ VIENEN LAS BIOSERIES DE MARADONA, ISABEL PANTOJA Y SELENA

Pero el boom de las series apenas inicia. BTF Media, quienes de la mano con Disney han pro­ducido Hasta que te conocí (la única buena hasta ahora), Su nombre era Dolores. La Jenn que yo conocí y El César, ya están en proceso y desarrollo de las se­ries de las cantantes Selena e Isabel Pantoja, así como la de la leyenda del futbol, Marado­na. Aquí la única que ha falle­cido es Selena, pero su familia, como bien sabemos, está meti­da en todo lo que a la cantan­te del texmex se refiere. Mara­dona ya sabemos que con cual­quier cerillo se enciende, igual que Isabel Pantoja. Dígame us­ted, ¿qué nos van a querer con­tar que no los deje mal planta­dos y que no sepamos? Desde ya les digo, háganse y hágannos un favor: no las produzcan.