La Roma, antes del 85

197
Armando Ramirez

La colonia Roma, siempre en la franja geológica donde los sismos hacen más daño pero siempre se levanta, cómo no recordar a la Roma de antes de los sismo de 1985, estaban los cafés de chinos en varias esquinas sobre Álvaro Obregón, los verdaderos cafés de chales, como el que retrataba el cine mexicano en la película protagonizada por Carlos Orellana, “Café de chinos”.

Quién no recuerda las enchiladas verdes, los frijoles refritos, el extracto de café con leche hirviendo al máximo para hacer espuma, hechos ahí mismo en el café por el chino de turno, hoy en Álvaro Obregón, hay una franquicia que evocan el café con leche y los bisquets.

Y caminar por el viejo camellón de Álvaro Obregón, con sus fuentes con imitaciones del arte grecorromano, por ahí se llega al Parián, un mercadito donde se vendía verdura, fruta para el barrio, hoy son lugares de moda, no existían ni los barecitos, ni cafeterías sofisticadas, al llegar a la esquina con Orizaba, a la vuelta todavía está la nevería  La Bella Italia, con sus fotos turísticas de lugares italianos y su rockola para sentirse como en los cómics de Archi.

También en Álvaro Obregón estaba el estudio de fotografía Corkidi, siguiendo sobre Obregón de vuelta en Monterrey en la esquina con Chihuahua hay una fonda, antes fue un bar, ahí se ponían briagos los escritores drogadictos de la generación Beat gringa: Jack Kerouac y William Burroughs, hasta películas les han hecho, una noche a Burroughs le dio por ser Guillermo Tell y mató a su esposa de un tiro en la cabeza.

En la calle de Córdoba todavía está el Instituto Nacional de Antropología e Historia en una casona, adelante estaba la tienda de discos de música clásica Sala Margolín donde Octavio Paz y demás intelectuales compraba sus discos y en Jalapa la pastelería El Globo, desaparecida, ahora es una franquicia, sí, con los sismos del 85 poco a poco se fue gente de la colonia y años después regresaron otros para hacer un barrio de moda con venta y rentas de departamentos carísimos y ahora con el 19-S se irá de nuevo la gente, bajará todo y al rato regresará otra gente para levantarse de nuevo, digo, hasta que vuelva a temblar, la Roma, como Tepito, el Centro, la Condesa, la Guerrero están sobre una franja geológica. Y vuelta a empezar, qué tanto es tantito.