761 los atendidos por heridas en Cataluña

761 los atendidos por heridas en Cataluña

136
0
Compartir

La policía y Guarda civil han actuado en varios colegios electorales que intentaban abrir sus puertas para que se celebrara el referéndum ilegal convocado por el Gobierno de Carles Puigdemont. Pese a la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña dada a los Mossos para que desalojaran colegios e impidieran su apertura.

Este domingo poco antes de las 9, la hora de apertura de los colegios electorales, la policía ha cargado con los activistas apostados a sus puertas. Las cargas policiales han dejado  este domingo 761 personas atendidas por los servicios sanitarios, según datos difundidos por el Sistema de Emergencias Médicas de la Generalitat (SEM).

Hasta el momento se reporta una cifra de 761 heridos, incluyendo ataques de ansiedad y por irritaciones de gas.

En total, 33 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han resultado heridos este domingo al tratar de acceder a los colegios electorales para requisar las urnas, según medios locales.

Un elemento de la policía admitió el uso de pelotas de goma en la calle Sardenya.

Los principales incidentes se han suscitado, en Sant Julià de Ramis, en escuelas de Barcelona como el instituto Ramon Llull; la escuela Mediterrània, en la Barceloneta, o el colegio Prosperitat, en Nou Barris.

Pasadas las 9.40 horas de este domingo, la consejera de Enseñanza de la Generalitat, Clara Ponsatí, ha tratado de impedir la entrada de agentes del Cuerpo Nacional de Policía a la sede del departamento rodeada de algunas escenas de cargas policiales. Donde se han implementado 5 mesas electorales, ahora intervenidas por las fuerzas policiales.

Cada vez que salía una persona de votar se producía una enorme ovación.

 

Por otro lado, usuarios de la red social Twitter han mostrado su apoyo a Cataluña

El futbolista Gerard Piqué rompe en llanto tras la situación que se vive en Cataluña

Dejar una respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.