Ayúdalo a encontrar su vocación

24

Cuando sea un buen momen­to, pregúntales a tus hijos qué quieren ha­cer, qué necesitan saber y así, ellos irán formando una deci­sión más clara.

Una prueba vocacional mide ras­gos de la personalidad y habilidades, pero las respuestas son genéricas.

La prueba vocacional es uno de los tantos test que realizan los jóvenes en sus últimos años de bachillerato.

Tanto como padres como jóvenes debemos ver toda prueba vocacional como una guía, no como algo definiti­vo de lo que será o estudiará la perso­na que la realice en el futuro.

EXPERIENCIAS

Si eres madre, padre, tía, tío, primo, prima o herma­no seguramente recordarás cuando presentaste tu prueba vocacional. Aprovecha y comparte tus recuer­dos de ese día con esa persona que está a días de tomarla, o acaba de ha­cerlo; dile cuáles fueron tus resulta­dos, si se parecían a lo que ya tenías pensado o te motivaron a seguir una carrera diferente, todo eso será im­portante.

TRADICIÓN ACADÉMICA

Por lo general, los colegios y liceos suelen ofrecer charlas preparatorias antes de que los alumnos presenten este tipo de pruebas; también es im­portante que padres y miembros del entorno cercano cuenten sus anéc­dotas y se interesen por el tema, pues a veces pueden surgir confusiones.

SIN IMPOSICIONES

Uno de los gestos más importan­tes que debes tener como madre es brindarle a tus hijos un apoyo incon­dicional y no imponerles nada. Si tu hija o hijo obtuvo resultados que no tienen relación con tus objetivos pero sí con los suyos, por ejemplo: una carrera corta o larga, en institu­tos técnicos o simplemente quiere ir directamente al mercado laboral, recuerda que esto es solo una explo­ración a lo que quiere realizar.