Terremotos y solidaridad parte 3

42

En este punto en que se habla de villanos y traidores es necesario dirigirse a los despilfarros que con motivo de la próxima elección presidencial anuncia el Instituto

Nacional Electoral (INE), que preside Lorenzo Córdova y que es blanco de las redes sociales donde miles de ciudadanos piden que el presupuesto destinado a las campañas electorales se vaya a la reconstrucción de los estados afectados por el temblor.

El reclamo es ya general, si se toma en cuenta que las firmas de solicitantes rebasan al millón y medio de personas. Se trata de que el Instituto, ajeno a la imparcialidad y al parecer simpatizante de todo lo oficial, o sea PRI, done los casi 7 mil millones de pesos que a punto están de recibir los partidos políticos contendientes a las víctimas de los sismos, pues se lee en la petición que muchos familias han quedado en condiciones críticas. Es decir, sin comida, sin agua, sin ropa, y lesionadas, otras han fallecido y dejado en el desamparo a sus familiares, por lo que necesitan gran ayuda económica.

Para los firmantes, no es justo destinar tanto dinero de nuestros impuestos a los partidos políticos si miles de mexicanos sufren ante esta enorme tragedia. Todos debemos apoyar. Sobra decir que los beneficiarios directos serían los afectados en la Ciudad de México, Tlaxcala, Puebla, Morelos, Guerrero, Oaxaca y Chiapas.

Todo comenzó con el anuncio de Andrés Manuel López Obrador de que donaría a esa causa el 20 por ciento de los recursos de Morena. De inmediato el INE argumentó que era ilegal por ser recursos del pueblo. El PRI, al notar que se quedaba atrás, pidió buscar viabilidad y luego el PAN, el senador Roberto Gil, sostiene que todo se puede resolver con un Decreto de Emergencia.

Para cerrar el texto hay que referirse a la creciente demanda de la sociedad civil –así la llamó Carlos Monsiváis cuando el terremoto de 1985– en el sentido de que Mucho ayuda el que No Estorba, que todo indica está dirigida principalmente a los secretarios de Estado, sobre todo los presidenciables, de que acuden a los lugares de la catástrofe sólo a tomarse las fotos para twittear o subirlas al Facebook. Bueno, y si de solidaridad hablamos ¿alguien ha visto a los diputados y senadores llevar consuelo a quienes sufren y engañaron con supuesta ayuda a cambio de su voto?

DESDE EL CENTRO

Un reconocimiento a los soldados y marinos que se les ve sin descanso ayudando a los damnificados en varias partes del país. Igual a los valientes bomberos encabezados en la Ciudad de México por el Jefe Vulcano, Raúl Esquivel… También a los perros rescatistas… Personalidades –empezando por el Papa Francisco– e instituciones del extranjero, así como empresas, han enviado millonarias donaciones a México como auxilio a quienes han quedado en el desamparo. Es importante vigilar que esos recursos se apliquen para lo que son… Lo mismo con tantos Centros de Acopio que han brotado por doquier y que más bien parecen rapiña. Uno auténtico es el que abrió Greenpeace en la delegación Coyoacán donde se encuentra su sede.