El Barcelona con lo justo

42

En un partido escaso de emociones, el Barcelona derrotó de visita al Sporting de Portugal, con un autogol de Sebastián Coates

 

Lisboa, Portu­gal.– El Barca llegó a Portu­gal para confirmar su buen paso en la Liga casera e hizo válidos los pronósticos al de­rrotar 0-1 al Sporting.

A medio gas, el cua­dro catalán controló las acciones del par­tido, ante un conjun­to lusitano que fue sólo lucha durante los 90 minutos.

La primera opor­tunidad del encuentro fue pa­ra los locales a través de Bru­no Fernandes, que tomó un ba­lcón  por izquierda, recortó hacia el centro para sacar un dispa­ro raso que fue bien controlado por André-Ter Stegen.

La respuesta lle­gó con un pase filtra­do para Lionel Messi, que desbordó por la derecha hasta ingre­sar al área, que, al ver sólo a Luis Suárez le sirvió, pero el atacan­te uruguayo desper­dició la chance con un disparo que se fue por un costado del ar­co; sin embargo, el juez de línea disfra­zó el oso del artillero charrúa al levantar su banderín para indicar un fue­ra de juego.

El propio Luis Suárez tu­vo dos oportunidades más pa­ra abrir el marcador, pero un disparo suyo fue atajado de manera oportuna por el can­cerbero Rui Patricio, y un cabezazo rechaza­do con apuros por la zaga rival.

Antes de culminar la primera mitad, Lio­nel Messi también tu­vo la suya al inter­narse por derecha en el área de su contrin­cante, y antes de plantarse ante Rui Patricio, sacó potente dis­paro que fue bien tapado por la pierna de Fábio Coentrao.

FUEGO AMIGO

A pocos minutos de iniciado el complemento, el cobro de un tiro libe por parte de Lionel Messi encon­tró la cabeza de Fábio Coentrao, después la de Suárez y para ma­la fortuna de Sebas­tián Coates, el rebo­te le pegó en el pecho de manera involun­taria, lo que le dio di­rección de gol al es­férico, haciendo im­posible el lance del cancerbero Patricio, para inaugurar los cartones.

En la parte final del encuentro am­bos equipos tuvie­ron una chance im­portante, los lisboe­tas desperdiciaron la suya con un disparo de Bruno Fernandes a bocajarro que fue pa­rado por el guarda­meta culé.

Por su parte, Pau­linho dejó escapar la oportunidad pa­ra ampliar la ventaja en una contra que fa­lló al encarar en ma­no a mano al portero de casa.

DATO

Tres de los últimos cua­tro tantos que marcó el Barcelona en juegos oficiales fueron auto­goles.

 593 Partidos oficiales con el Barcelona sumó Lionel Messi, igua­lando la mar­ca de Carles Puyol