Televisa insiste en la repetición temática de sus telenovelas

6185
Lupita Reyes

Por Lupita Reyes

Y para muestra está la telenovela que el día de hoy se vuelve a estrenar por Las Estrellas en el horario estelar; es decir, Caer en tentación. Esta telenovela es un refrito de la argentina Amar después de amar, que apenas este año salió al aire, y que al igual que la bioserie de Lupita D’Alessio, no lleva una narrativa lineal, sino que brinca a lo largo de cuatro etapas (como vimos que también así nos relataron a Las malcriadas en Azteca 13 y El César en canal Space).

Me da la impresión que esa forma de narrar una historia no le gusta al público mexica­no, porque tampoco en la tele­novela Quiero amarte de Carlos Moreno les funcionó; lo mis­mo sucedió con Yago de Car­men Armendáriz, que termi­nó hasta en otro canal. El deto­nante del conflicto de Caer en tentación es una infidelidad. Y aquí es donde también las co­sas se empiezan a repetir; el año que entra, veremos la ver­sión de Televisa de Señora Isa­bel, la historia que en Azteca conocimos como Mirada de mu­jer, en Telemundo como Victo­ria y que como recordarán, tie­ne como eje central la infide­lidad. Se dice que este nuevo refrito no verá la luz en el ho­rario estelar, sino que saldrá a las siete y media de la noche.

Pero eso no es todo, en la te­levisora de San Ángel también preparan su versión de Las Juanas, (que lleva en su elen­co a Omar Fierro y Cynthia Klitbo, entre otros) que tam­bién aborda la múltiple in­fidelidad de su protagonista masculino. Parece que poner la misma temática al mismo tiempo, es algo que se les da mucho en la empresa de Emi­lio Azcárraga Jean, porque apenas hace un año sacaron al aire La candidata, a la par de El Bienamado, que también tenía como protagonista a un can­didato político. Así que ahora hay que prepararnos para ver en tres distintas telenovelas a mujeres sufriendo porque les pusieron el cuerno y las conse­cuentes reacciones al respecto.

Y por si fuera poco repe­tir temas, incluyen a actrices en papeles similares, porque en Caer en tentación, Adriana Louvier una vez más tendrá un accidente automovilístico en el primer capítulo y por un tiempo la darán por extravia­da, tal como sucedió en Sin ras­tro, producción de Silvia Ca­no. Y Silvia Navarro vuelve a encarnar a una mujer rica a la cual le ponen el cuerno bien y bonito como en La Candidata. Llama mi atención que los pro­ductores al elegir una histo­ria, no se pregunten qué es lo que están haciendo sus colegas y que una actriz, al leer el per­sonaje que le ofrecen, no caiga en cuenta que es lo mismo que hizo en su más reciente parti­cipación en la pantalla chica.

En el concreto caso de Adriana Louvier, cuando por fin se había posicionado co­mo protagonista en Televisa, da un paso atrás y acepta ser comparsa de Silvia Navarro, porque eso de que las dos son protagonistas del nuevo me­lodrama estelar de Las Estre­llas no me lo creo, porque sim­ple y sencillamente el perso­naje de Louvier morirá al final como lo hacen muchos villa­nos de telenovela. Y en el mis­mo tenor está Gabriel Soto, su papel no es el protagonis­ta, es cierto que todo transcu­rre a raíz de que él se interesa en el personaje de Louvier, pe­ro él es el perverso, no el bue­no. Tan buen paso que lle­vaba después de Yo no creo en los hombres y Vino el amor, co­mo para que ahora retroceda. Porque lo que le veremos, no es una actuación especial co­mo en Antes muerta que Lichi­ta, o Qué pobres tan ricos, tan es así que su personaje tam­bién fallece. O sea, los aman­tes que hicieron sufrir a los buenos de la historia termina­rán juntos en la misma tumba.

Y para cerrar tenemos que existe la posibilidad de que el señor José Alberto Castro lle­ve a las pantallas mexicanas  una versión libre de la teleno­vela colombiana La ley del co­razón, la cual transcurre en un bufete jurídico. Pero antes sal­drá al aire Me declaro culpable (producción de Angelli Nes­ma), que es la versión mexica­na de la argentina Por amar­te así, donde claro, también hay un abogado tratando un te­ma escabroso como es la muer­te asistida. Así que este fin de año y principio del otro, en Las Estrellas, repetidamente vere­mos los temas de la infideli­dad masculina y los conflictos legales, basados en melodra­mas argentinos y colombianos.

Es decir, de argumentos originales ni hablamos, o muy poco tal vez, pues la única que se sostendrá en ese rubro es Padre a toda madre (producción a cargo de Eduardo Meza), que muchos señalan tiene muchas similitudes con Muy padres de Imagen Televisión (historia que peca de boba). Ya veremos si en verdad tendremos un tercer caso de repetición temática en las telenovelas mexicanas. Tiempo al tiempo.