Jugadores de la NFL se manifiestan; Trump desata una guerra

126

El primer mandatario del país más poderoso del mundo inició una batalla abierta en contra de la Liga y diversas estrellas del deporte estadounidense, quienes reprueban las políticas racistas de éste

 

Por Arturo Aguilar Mireles

A inicios de la temporada pasada en la NFL, el ma­riscal de campo, Colin Kaeper­nick, dio inicio a un movimien­to de protesta durante el himno de los Estados Unidos, el cual se entona al inicio de todos los jue­gos de la Liga.

El quarterback, entonces de los San Francisco 49ers, se sentó mientras se realizaban honores al lábaro de las barras y las estre­llas. El deportista fue muy criti­cado por esa acción, que como él lo explicó, es una forma de críti­ca por la discriminación que su­fren los afroestadounidenses en su país.

“No voy a ponerme de pie pa­ra demostrar orgullo por la ban­dera de un país que oprime a las personas de color. Para mí esto es más grande que un juego y se­ría egoísta de mi parte mirar ha­cia otro lado. No estoy buscan­do la aprobación de nadie. Ten­go que ayudar a las personas que están siendo reprimidas. Si me quitan el futbol americano, sa­bré que me impuse por algo que está bien”, fueron las palabras de Kaepernick, que parecieron más bien proféticas, dado que cortó su relación con el equipo de la Ba­hía y no encontró otra institu­ción que lo aceptara en sus filas para esta campaña.

Colin no se encuentra acti­vo, pero su lucha permanece con vida, a tal grado que des­de la pretemporada algunos ju­gadores repitieron las acciones del expasador.

Ante estos eventos, el pasa­do viernes, en un mitin frente a 10 mil seguidores en el estado de Alabama, Donald Trump, presi­dente de los Estados Unidos, se refirió a estos actos de condena a sus políticas.

“¿No amarían que los dueños de estos (equipos) de la NFL, al ver que alguien le falta al respeto a nuestra bandera diga: ‘Saquen a ese hijo de p… de la cancha ahora mis­mo: está despedido’?”.

A las declaraciones vertidas por el político, los dueños de los equi­pos de la Liga reacciona­ron e indicaron su total respeto por el país, pe­ro también por la liber­tad de expresión de to­dos sus agremiados.

 

MUESTRAN UNIÓN

En los juegos del domingo, diver­sas manifestaciones se hicieron presentes, desde el juego realiza­do en Londres, entre los Baltimo­re Ravens y Jacksonville Jaguars, donde ambas bancas se inclina­ron sobre una rodilla en señal de reprobación mientras se ento­naba el himno estadounidense, imagen que se repitió en mayor o menor medida en cada uno de los juegos dominicales, hasta el ca­so de los Pittsburgh Steelers, que se ausentaron de la ceremonia protocolaria.

“No jugaremos a la política”, señaló Mike Tomlin, entrenador en jefe de Los Acereros, a la cadena CBS y añadió: “Somos jugadores, entrenadores. No parti­ciparemos en el himno hoy (ayer), no es que no lo respetemos, pero nos haremos a un lado de es­ta situación”.

Ante la ola de protes­tas, el gobernante instó a los aficionados al de­porte de las tacleadas a boicotear los encuentros para presionar por el castigo a jugadores que muestren falta de respe­to por el himno.