Afectados temen rapiña; GCDMX, omiso  

62

Damnificados se mantienen fuera de sus hogares; no hay condiciones de seguridad policiaca, ignoran petición de revisar sus casas y piden albergue itinerante que los surta de alimentos y productos básicos

 

Por Héctor García

Por temor a ser víctimas de actos de rapiña, capi­talinos que se quedaron sin vivienda por el sismo de 7.1 grados en la escala de Richter registrado el pasado 19 de sep­tiembre, prefieren mantener­se en la calle sufriendo todas la inclemencias del tiempo, que irse a los albergues instalados por el Gobierno de la Ciudad de México y las 16 delegaciones.

Es decir que prefieren dor­mir cerca de sus domicilios, que acudir a uno de los más de 49 al­bergues instalados en diversos puntos de las 16 delegaciones con comida, colchonetas y me­dicinas.

Los damnificados de Villa Coapa, Narvarte y Tlalpan, di­jeron esperar un buen gesto de las autoridades centrales y de­legacionales para que alimen­tos y artículos de higiene per­sonal les lleguen a donde se encuentran viviendo, porque difícilmente abandonarán sus domicilios por temor a que los amantes de lo ajeno aprove­chen la situación y realicen ac­tos de saqueo de lo poco de va­lor que les quedó.

Relataron que a través de di­ferentes medios se han ente­rado de que los rateros se dis­frazan de personal médico, de Protección Civil o de las dele­gaciones, para engañar a los  habitantes y aprovechar la si­tuación para entrar a los domi­cilios y saquearlos.

Manifestaron que no exis­ten las condiciones de seguri­dad policiaca para abandonar sus casas en ruinas y trasladar­se a los diferentes albergues que instalaron las autoridades capi­talinas y delegacionales.

“Sería bueno que las autori­dades delegacionales o del GDF, mostraran sensibilidad, autori­zando albergues itinerantes pa­ra repartir alimentos, medici­nas, ropa y artículos de higiene personal hasta el lugar donde se encuentran los damnificados sufriendo por la pérdida de sus seres queridos, su patrimonio y cuidando lo poco que les quedó”, dijo Israel Rodríguez, uno de los muchos damnificados en la Ciu­dad de México.

Se quejaron de que perso­nal de Protección Civil tanto del Gobierno central como de las delegaciones los ignoran pa­ra que revisen sus casas o depar­tamentos para estar seguros de habitarlos nuevamente o no.