Una atractiva semana 3

32

Oakland Raiders buscará mantener su marca perfecta y, de paso, bajarles los humos a unos Washington Redskins que no lo han hecho mal; Dallas Cowboys, en el llamado Monday Night Football, se mete al desierto para intentar recomponer el camino ante los Arizona Cardinals

Por Rodrigo Mojica

El arranque de los Oakland Raiders y Washington Redskins, aunque es muy temprano en la tempo­rada, podría suponer un due­lo tranquilo para los de la Con­ferencia Americana (AFC); sin embargo, en el papel pinta co­mo muy parejo.

Los Malosos, que por supues­to son favoritos para llegar has­ta el Super Bowl, a pesar de los Pats, pues cuentan con su quar­terback estelar, Derek Carr, to­talmente sano, tendrán una visita complicada a la capital estadounidense.

Los Pieles Rojas, que arranca­ron mejor de lo que se esperaba, con una foja 50-50 (contabili­zan un ganado y un partido), estando en casa seguramente plantarán cara, pero también se ve difícil que puedan parar el paso perfecto de los negro y plata.

 

SIEMPRE CLÁSICO

New York Giants y Filadelfia Eagles son de los equipos que en los últimos años se per­filan para dominar la Con­ferencia Nacional (NFC), y muy rápido se encuentran en el camino.

 

Los de La Gran Manzana, la realidad es que han de­cepcionado, pero teniendo a Eli Manning, no es per­tinente darlos por des­contados.

Del otro lado, una organización que casi siempre lleva la etique­ta de ser favorito, va de a poco y, toman­do en cuenta que estará en ca­sa, no se ve lejana la opción de sumar una rayita más para que su marca sea positiva.

Para Gigantes bien podría ser un plus que conoce cuál es su punto negativo y qué hacer pa­ra corregirlo, pues urge romper con el magro inicio.

Pinta como otro compromi­so parejo, pero el ataque de las Águilas podría al final mar­car la balanza para, aunque sea apretado, poder llevarse un triunfo más.

 

AUTÉNTICA BATALLA

Una guerra entre Bu­caneros y Vikingos, si fuera auténtica, por su­puesto apuntaría a una encarnizada y de pronós­tico reservado.

En el caso de la NFL, el duelo entre Tampa Bay Buccaneers (1-0) y Min­nesota (1-1) Vikings, go­za de algunos ingredientes para determinar lo que po­dría depararles el escenario a cada uno.

El pasador es­telar del equipo púrpura, Sam Bradford, parece resentido de la rodilla y su incursión de arran­que no es segura, situación que le disminuye opciones al anfi­trión para salir airoso, toman­do en cuenta que no es lo mis­mo Case Keenum.

Aunque el talento de ambos es dispar, lo cierto es que quien esté en los controles segura­mente la pasará mal, ante una defensiva tan recia co­mo la de los Bucs.

Tampa Bay se ha mostra­do bien en ataque, pe­ro además ha tenido la capacidad de detener a las ofensivas con­trarias. Es una buena prue­ba para palpar sus alcances, aunque la localía de Vikingos también podría pesar en su favor.

 

RECUPERARSE

Una de las peores actuaciones en los últimos tiempos de los Dallas Cowboys se presentó la Semana 2 ante los Denver Broncos.

La franquicia que maravi­lló a toda la Liga en 2016, muy pronto recibió un golpe letal, lo peor, ante un contrincante que antes del comienzo de la cam­paña se descontaba, pues apun­taba como una estadística posi­tiva.

Pero muy pronto los Vaque­ros tendrán su revancha ante un rival de la NFC, los Arizo­na Cardinals, que igual han da­do tumbos hasta ahora, al acu­mular una foja de 1-1.

Dos ofensivas alegres, que tienen a tipos muy espectacula­res, de ahí que se puede esperar un juego con muchos puntos, pero con los de la estrella soli­taria partiendo como los gran­des favoritos.