Tabiques de corrupción

41

Por Eduardo Camacho

Maestro, Peña decretó tres días de luto nacional.

-Pero que sean 72 horas (y muchísimas más) de incesante búsqueda de vidas.

Mancera emitió la declaratoria de zona de desastre en la CDMX.

-Igual que su gestión: un desastre.

Para detectar vida bajo los escombros, los rescatistas piden silencio.

-Y todos los ciudadanos pedimos castigo para quienes construyeron y permitieron edificar inmuebles con tabiques de corrupción y mezcla de impunidad.

Diputados darán 60 mdp para rescate de damnificados y reconstrucción.

-¡No se vayan a quedar pobres! Que donen junto con senadores, gobernadores, presidente, gabinetes, alcaldes y magistrados sus jugosísimos bonos navideños que sumados son miles de millones.

El Senado armó un fondo de 50 mdp con el mismo objetivo.

-Está bien, pero que saquen la chequera, de las cajas fuertes o de sus bolsillos el apoyo personal porque el lastimado pueblo es quien les paga para no trabajar.

Teletón entregará todo lo recaudado en boteos a los afectados por el sismo y pospuso su actividad anual.

-Bien por Teletón, las actuales emergencias por huracanes y temblores rebasaron el posible apoyo para sus niños y ahí será en otra ocasión.

El subsecretario de Marina, se deslindó del caso de “la niña Frida Sofía” que resultó falso, pero el oficial mayor aceptó que él proporcionó los informes.

-Hizo recordar el caso del “niño Monchito” en el Centro Histórico por el sismo de 1985, que resultó un invento de un señor que pretendía recuperar su cofre lleno de centenarios. ¿Se buscaba acaso la caja fuerte del Colegio Rébsamen?

Además de la escuela, un edificio de la calle Enrique Rébsamen se cayó.

-Ya se satanizó el nombre del gran pedagogo suizo que vivió y murió en México.

La OCDE aseveró que son considerables los riesgos externos para México, como la renegociación del TLC.

-Ahorita importan más los riesgos internos: salvar vidas, proteger a damnificados, reconstruir o demoler edificios y castigar a inmobiliarias y funcionarios que fueron sobornados para no revisar los sistemas constructivos.