Un grandioso adiós

89

Rodrigo Mojica 

@Rodrigol_Brasil

  • El delantero del América tuvo el buen detalle
    de asistir al velorio de Raúl Alexis Vargas Macías,
    quien siempre fue su fiel admirador
  • Este pequeño era parte de la categoría 2009
    de la escuela crema y desafortunadamente
    murió durante el derrumbe en el colegio Rébsamen

Ciudad de México.– Dicen quienes lo conocieron, que siempre portaba la ‘24’, la del Cepillo, la de su ídolo, la del tipo que fue esa bocanada de inspiración para probar fortuna en el llamado deporte de las patadas.

Oribe Peralta estuvo tan cerca, pero también tan lejos, aunque eso jamás importaba, porque su sola imagen era perfecta para insistir en que el futbol sería su trinchera para pasar los ratos libres, encaminado a convertirse en otra figura. Por qué no.

“Siempre volarás con nosotros y estarás en nuestros corazones”, publicó en sus redes sociales el club América, para despedir a Raúl Alexis Vargas Macías, una de las víctimas mortales del terremoto que azotó a México el último 19 de septiembre.

Este chavalito, americanista de corazón, era parte del llamado Nido Águila, categoría 2009, pero por esos caprichos que de pronto tiene el destino, en una fecha que ya de por sí era muy triste en la historia moderna de este país, hoy engrosa una lista que siempre será recordada.

El pequeño Raúl (ocho años), disciplinado como jovial, y además amigable, pues igual cuentan que fue camarada del cuerpo técnico, recibió los honores de quienes hoy también lo admiran, porque además los estelares de las Águilas han cumplido a cabalidad aquello de #FuerzaMéxico.

Alumno del colegio Rébsamen, simbólico en la última gran tragedia que tuvo que digerir la nación azteca, el jugador en proceso pudo sentir la presencia de su gran héroe, porque a éste no le importó ser Oribe.

Peralta fue grande, pero siempre con esa tonalidad humilde que los considerados mortales les piden a las figuras importantes, porque además se deben al público.

El delantero de los cremas, como uno más, asistió al velorio de aquel niño que hoy causa tanto dolor como los otros que tuvieron que terminar su historia de tajo, por capítulos que la naturaleza tiene de pronto.

La ‘24’ que porta su referente fue el último gran regalo para Raúl Alexis Vargas Macías. Otro puñado de americanistas también acudió a brindarle aquel doloroso último adiós.

REFLEXIONA

Un filosófico Cepillo, muchas veces activo en redes sociales, sobre todo en Twitter, reflexionó acerca de todas las imágenes solidarias que aparecieron después de la tragedia derivada del poderoso temblor.

“Me gustaría ver a mi México así, por lo que resta de mi vida… ¿Y si no necesitáramos un terremoto para unirnos?”, así inició una carta que publicó, en la que se mostró conmovido por la respuesta de toda la gente, hoy que las horas se van entre llantos y tristezas.

Agregó acerca de un escenario ideal, “donde en la calle, de noche, una señora te ofrezca una taza de café para que puedas seguir trabajando; donde nos echáramos la mano constantemente”.

GIBER LO ARROPÓ Ayer las Águilas, con Miguel Herrera a la cabeza, un día después de que varios elementos del primer equipo cumplieron con tareas para ayudar a los damnificados, incluso, el mismo jefe y dueño, Emilio Azcárraga Jean, regresaron a los entrenamientos.

Y fue El Piojo, durante una charla un tanto informal con la prensa, quien habló acerca de la relación que tenía Raúl Alexis con parte de su staff de trabajo.

“Era un chico de la escuelita, de ocho años, muy amigo del hijo de Giber (Becerra). Obviamente crecía con el corazón americanista, duele mucho porque es alguien de la institución, se nos adelantó y estará cuidando a sus papás, sobre todo, a su familia, allá arriba. Son momentos difíciles, pero hay que apoyarlos”.

En tanto, recordó cómo vivió el movimiento telúrico durante la concentración del equipo en el hotel, previo al juego de Copa MX ante Cruz Azul.

“Lo vivimos con mucho susto como todos los mexicanos, fue un momento apremiante, no hay valiente que diga que no le espantó”, aceptó.