¿Ataque de pánico?

79

De la Redacción Grupo Cantón

Si tienes dificultad para respirar, dolor en el pecho, manos sudorosas y angustia o miedo irracional, estás en una crisis

Posiblemente sea difícil conservar la calma si es­tás sufriendo un ataque de pánico, la realidad es que muchas personas ni siquiera saben que lo están teniendo.

Un ataque de pánico es una condición en la que la persona experimenta una crisis de angus­tia o sensación exagerada; puede ocurrir a cualquier edad aunque se esté bien de salud, pues se da cuando un exceso de adrenalina entra al torrente sanguíneo, y un mensaje de miedo indica a las glándulas suprarrenales que hay una emergencia.

Puede inhabilitar a las perso­nas en toma de decisiones, situa­ciones determinadas, descono­cimiento del entorno e incluso llevar a la locura y pérdida de consciencia, por eso es impor­tante acudir a un especialista para que te recete un tratamiento adecuado.

Controlar un ataque de pá­nico puede llevarse a cabo en cuestión de minutos, solo se necesita detener el mensaje de emergencia emitido por las glándulas suprarrenales.

Recomendaciones:

  1. Relajación. Las emociones están conectadas al cuerpo, identifícalas y trata de eliminar la tensión. La respiración es el principal aliado en estas situaciones, por lo que haz respiraciones lentas y profundas. Y continúa una y otra vez hasta que se calme.
  2. Respiración. Te relajará y hará que tu cuerpo comience a llenarse del exceso de adrenalina. Inhala pausadamente por la nariz y exhala por la boca, esto creará la sensación de tranquilidad necesaria para estabilizarte, puedes hacer uso de una bolsa de papel o plástico.
  3. Atrae la calma. Cuida tus pensamientos internos, identifica lo que te inquieta o preocupa y reemplaza los pensamientos negativos con positivos, intenta olvidar y eleva tu estado de ánimo.
  4. Reactívate. Toma en cuenta tu noción del tiempo y espacio, asegúrate de estar en el presente ya que los ataques de pánico suelen generar cierta distorsión de los sentidos y la percepción. Párate derecha, concéntrate en tu alrededor y en ti. Mueve las piernas y manos.
  5. Olvida la presión. Haz planes que te ayuden a despejar las incertidumbres. También debes estar dispuesta a expresarlo, así que comunícate con otros acerca de tus emociones.

SABÍAS QUE… al llevar un tratamien­to correcto, se pueden controlar los síntomas que causen ansiedad y tolerar la angustia.