Se retiran rescatistas colombianos de la colonia Lindavista

151

Con una sonrisa en el rostro, Edson, un rescatista colombiano, dijo sentirse muy orgulloso de apoyar en la tragedia que se vive desde el pasado 19 de septiembre.

Por Manuel Acevedo

Ciudad de México, 22 septiembre.- En medio de aplausos y con una sonrisa de satisfacción, visiblemente fatigados por la jornada de más de 24 horas hurgando en los escombros, se retiraron caminando sobre la calle de Coquimbo el grupo de cinco rescatistas colombianos que apoyaron en las labores para la localización de personas en la colonia Lindavista.

Las manecillas del reloj rondaban alrededor de las 18:00 horas cuando de fondo se escuchó una carretada de aplausos de los afectados del inmueble, trabajadores de la Gustavo A.Madero, personal de la Marina Armada de México y los cientos de voluntarios que permanecen a una calle a la redonda de la llamada Zona 0.

Foto: Manuel Acevedo

Con una sonrisa en el rostro, Edson, un rescatista colombiano, dijo sentirse muy orgulloso de apoyar en la tragedia que se vive desde el pasado 19 de septiembre, manifestó su agradecimiento al pueblo mexicano por el gran recibimiento que tuvieron desde que pisaron esta tierra.

Precisó “sólo los que hemos estado en la zona del desastre sabemos lo que significa la ayuda del exterior, devolvemos sólo un poco del amor que su país siempre le ha dado a Colombia”.

Aún a la caída de las sombras y el encendido de las lámparas artificiales continuaron llegando grupo de rescatistas que a cada momento exigían el silencio total con el puño cerrado y la mano levantada.

Foto: Manuel Acevedo

Los cordones de seguridad se mantienen a dos calles a la redonda, sobre la avenida Lindavista se cortan decenas de vigas de acero que serán utilizados una vez que sean liberados los trabajos de rescate de humanos, aún se sabe que buscan a una persona.

Elementos de la Marina de la Comisión Nacional de Seguridad mantienen un cordón de seguridad a una calle de distancia a la zona del derrumbe, sin embargo el personal de la delegación Gustavo A. Madero lo tienen dos calles más adelante, desde Montevideo y la calle Callao, lo que ha generado molestia entre los vecinos que a cada momento mantienen fuertes discusiones con ellos al no permitirles el ingreso a sus viviendas.

Foto: Manuel Acevedo