Un buen problema

65
Un duelo especial para el estratega, pues regresa a Tijuana.

Paradójicamente, contar con plantel completo le ha generado un inconveniente al técnico del América, Miguel Herrera, al momento de elegir a los jugadores que tomarán parte del próximo compromiso

Por Arturo Aguilar Mireles

Ahora que los lesionados sa­lieron de sus res­pectivas afeccio­nes, Miguel Herre­ra técnico, del América, tiene u n conflicto en puerta, quiénes se­rán los foráneos elegidos para hacer el viaje a Tijuana para en­frentar a los Xolos.

La regla 9/9 exige un mismo número de convocados extran­jeros y mexicanos por equipo para cada partido, los millonetas cuentan con 11 no nacidos en el país, lo que obliga a dejar a dos de ellos fuera de la lista final.

Ante esta situación, El Piojo planteó una solución que él mis­mo señaló, será complicada que tomen en cuenta en las altas es­feras del futbol mexicano.

“Siempre lo he dicho, la can­tidad de extranjeros se debería reducir, pero ese ya no es tema mío, es cuestión de que la Liga, los presidentes y los dueños de­cidan eso, yo aprovecho la po­sibilidad que la regla me da y trataré de no encartarme más, porque este torneo ha sido di­fícil ver que sólo puedes llevar a nueve extranjeros cuando hay 11 en buen nivel, cuesta descartar a alguno, pero es lo que nos tocó”.

Y es que Pablo Aguilar, Re­nato Ibarra, Cecilio Domín­guez y Mateus Uribe, que en­trenaron por separado de sus compañeros algunos días de es­ta semana, ya se encuentran a la disposición del entrenador.

“Los cuatro están bien, lo de Mateus fue una situación del es­tómago nada más, el lunes no entrenó por ese malestar, estaba debilitado y no quisimos arries­garlo. Cecilio tenía un golpe muy fuerte, pero los cuatro es­tán disponibles para jugar”, ex­plicó Herrera.

Este escenario es complejo no sólo para el mandamás, sino tam­bién para los jugadores que muestran su males­tar al momento de no ser tomados en cuenta, situación que es tomada a bien por el timonel.

“Es obvio, me moles­taría más si yo le digo a alguien que no juega y estuviera feliz. A mí me encanta ver la molestia de ellos, entre lesiones y suspensio­nes sólo me ha tocado elegir en dos jornadas, yo quisiera tomar esa decisión cada semana y ellos lo entienden”, reveló el DT de la melena rubia.

VUELTA A LA FRONTERA

El próximo rival de los azulcre­mas será el cuadro de Tijuana, que acarrea cuatro partidos con victoria y cinco sin perder en Li­ga, racha que no preocupa en el seno americanista, como lo se­ñalaron los jugadores un día an­tes y como lo ratificó el propio Miguel.

“No, la verdad no me preocu­pa, lo que me ocupa es que mi equipo funcione bien, al rival lo analizamos para que mis ju­gadores tengan las armas para superarlos”, señaló El Piojo, que volverá a la ciudad que lo acogió después de su paso como entre­nador de la Selección Mexica­na. “Será especial por la gente y el agradecimiento que le tengo a la directiva, a la institución de los Xolos. Contento por llegar ahí y saludar a gente amiga, pero con la conscien­cia de ir a ganar los tres puntos”, aceptó.

Choque al que Herre­ra niega llegar con ven­taja por la experiencia vivida en la capital de Baja California.

“Ventaja sería si mantuvieran el mismo equipo, ahora es otro técnico, otra idea con un plantel renovado, llegaron 12 jugado­res nuevos que no me tocó diri­gir, lo que yo puedo hacer es de­cirles a los muchachos cómo ma­nejar la cancha, que es sintética, pero parece pasto natural”, de­veló Miguel antes de enfrentar a su exescuadra, con la misión de mantener el buen paso de los suyos y frenar el de los perros de la frontera.

GESTO DE GRANDE

Sobre la decisión de donar el 100% de lo recaudado por las entradas del partido ante Chivas, para los afectados por el sismo de la semana pasada, Miguel Herrera declaró: “estoy muy orgulloso de pertenecer a una institución que en la parte social sigue sien­do un referente. No es fácil donar una taquilla como ésta. Esperemos que se llene para que más ayuda llegue a los hermanos de Chiapas y Oaxaca”.