Limpia fácil manteles de encaje

127
El estilo vintage despierta interés y entre estas cosas se encuentran los manteles de encaje.

Recientemente todo lo que se asocie al estilo vintage despierta interés y entre estas cosas se encuentran los manteles de encaje, por eso te de­cimos cómo lavarlos y devolverles todo su esplendor.

Por lo general blanco, beige y los pasteles más ligeros son los tonos utilizados en la fabricación textil de estas piezas.

Con el tiempo tienden a aparecer manchas que afean su apariencia y, también, le restan valor.

Esto no es nada recomendable, puesto que son sinónimo de elegan­cia al servir una mesa o al colocarlos en un tocador o rincón de lectura.

Pasos:

1. Tiempo en remojo. Olvídate de la lavadora y secadora al tratar con este material, ya que lo más seguro es que terminen estropeados. Así, llena un recipiente grande y profundo –puede ser una olla o bandeja– con agua a temperatura ambiente.

En ella disuelve dos medidas de vinagre, jugo de limón y varias cucharadas de sal. También puedes agregar unas de bicarbonato. Enseguida remoja los individuales y  los largos por unos 20 minutos. Si las manchas están en un área específica, prueba a rociarlas y deja secar al natural.

2. Sal de boro. Es un compuesto químico que se usa con frecuencia para limpiar manteles de encaje. Lo único que debes hacer es mezclar un par de cucharadas en agua templada y sumergir las piezas. No las restriegues, pues los hilos son muy delicados. Ponla a escurrir en un gancho y a secar al sol.

3. Agua de arroz. Café, dulces, salsas o tinta se cuentan entre las manchas más comunes que quedan en los manteles. Otra forma de eliminarlas es usar agua de arroz, dado que el almidón será toda la espuma que necesitas. Prepara unas tazas y luego sumerge las piezas. Enjuaga con agua fría hasta que salga clara y sin restos de ningún tipo. Por último, ya cuando esté casi seco, plánchalo a temperatura media y sobre una tela lisa.